DEPORTE Y GASTRONOMÍA EN ARAGÓN

¿Sabes eso días que te apetece hacer de todo pero no tienes tiempo para nada? Bueno, esa es mi situación de los últimos años y os traigo el fin de semana perfecto. De Astún a Jaca, esta es una escapada completa, con momentos de actividad, de relax, gastronómicos, … ¡Es momento de disfrutar de Aragón!

DURMIENDO A PIÉ DE PISTA

Todo comienza el viernes, cuando sales de trabajar y te espera tu autocaravana preparada para hacerte feliz. Salimos hacia Astún, para empezar con la sesión de Snow, viajamos desde Navarra así que, la nueva autovía, nos tiene loquitos. A pié de pista quedan reservadas varias plazas para autocaravanas y se duerme de lujo. Ese viernes aprovechamos para trabajar un poco y escribir algún que otro post.

Nos levantamos temprano y somos los primeros en subir a pistas y con la suerte de coger un día de sol alucinante (parece mentira que sea febrero). Comiéndonos la montaña estamos sin parar hasta las 12:00, toca hacer visita a las perras que están mas a gusto que en brazos, y sino !mira!

Todavía con la sonrisa puesta, con la emoción en el estómago y los mejores planes que están por llegar cerramos las pistas. Sacamos a pasear a las perretas por la nieve y después de una increíble ducha con vistas a la montaña, ponemos rumbo a Jaca (Huesca).

DE PINCHOS POR JACA

Pernoctamos en el AC de Jaca, es difícil encontrar sitio, si está todo ocupado solemos ir a la zona de las piscinas, tienen bastante sitio a lado del río. Una vez nos hemos asentado, toca pasear por las calles del centro de Jaca. Nuestra escapada a Jaca tiene una parada obligatoria, Gastrobar La Ribera. El trato es único, una sonrisa que contagia y unos pinchos cuidados y exquisitos. También entramos a comprar chocolate a la Confitería de 1890 donde los ojos se van a la caja registradora más alucinante que he visto en mi vida ¡y funciona! Estamos agotados así que pronto recogemos para dar paso al siguiente plan.

MIMARSE EN EL SPA DE JACA

Esta mañana si que me levanté temprano, ¡por la emoción! Soy amante de los contrastes y si el día anterior estuvimos partiendo hielo en Astún, hoy toca cocerse en una sauna.

En Jaca, detrás de la pista de hielo, esta el complejo deportivo con piscinas exteriores (ahora son pistas de patinaje, ajajajaj), piscinas interiores, gym y spa. El precio es 7€ por persona y día y merece muchísimo la pena. Las instalaciones están super limpias (soy muy rarita con esas cosas) y si vas desde el punto de la mañana haces gym, un poco de natación y rematas con el spa. El spa cuenta con sauna seca, sauna húmeda, circuito de chorros, duchas de contraste y el famoso cubo que te deja tiritando.

COMER EN JACA

Y si parece que no se puede mejorar el asunto, os dejo con la mejor parte del día, ¡la hora de comer! y este es mi sitio favorito para comer en Jaca.
Lilium es un restaurante de los que te sientes como en Jaca, el trato es buenísimo pero destaca por su extenso menú (12€ entre semana, 15€ el fin de semana). Tiene bastantes premios de concursos gastronómicos, os recomiendo reservar.

CENAR EN JACA

Antes os he hablado de este sitio para vermú, pinchos y buen vino, La Ribera. Bueno, el otro día tuve el placer de cenar allí por primera vez y me enamoré del trato del personal todavía más. Mi sorpresa fue la carta, diferente, con un rollo asiático que lo hace especial. Probé varias cosas y cada presentación te impresionaba más.

· La ensalada con templada con gulas y jamón y la brocheta de mini sepias con papas asadas, de mis favoritos, y si te gusta el rollo asiático los noodles con verduritas y pollo tienen su punto. Lo acompañamos de una pedazo sidra Vasca, y os puedo asegurar, que no hay nada que pudiera mejorar el momento.

Si os apetece otra alternativa diferente por la zona os recomiendo este post que escribí para los planes de Otoño