Creo que es la primera vez que escribo un post nada mas acabar una ruta y es que, la ocasión lo requiere. En este post os cuento mi experiencia con la ruta más popular y concurrida de los baños de Panticosa, el Ibón de Bachimaña.

AGUJETAS EN LOS OJOS

Nada más despertar en los baños, la sonrisa salta instantánea. Los buenos días de las cascadas que vigilaron nuestros sueños la noche anterior, hacen de despertador para avisarnos de que es el gran día. Mirar por la ventana y contemplar el paraíso del valle de Tena cubierto por una neblina poco esperada del mes de Julio. Olor a cafe y la piel de gallina. Así comenzaba todo.

El primer minuto caminando entre pinos recicla nuestros pulmones, el intenso sol que aparece de repente se queda sin fuerzas ante la piedra gélida que viste las cascadas que se apoderan del sonido del valle. Por momentos, llega la calma, no se aprecia desnivel en el camino, se escuchan sonidos de rapaces que nos hacen sentir minúsculos y el crujir de las piedras bajo nuestros pies, arrastradas por un pequeño riachuelo que humedece el ambiente.

Subir la cuesta del fraile como último esfuerzo y avistar nuestro destino, nuestra primera vez, a partir de hoy, nuestro ibón, el ibón de Bachimaña.

¿cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

DATOS DE LA RUTA

  • Origen Balneario de Panticosa
  • Zona geográfica Pirineos – Valle de Tena
  • Municipio Panticosa
  • De tipo Ida y vuelta
  • Tiempos 2 horas
  • Desnivel 600m
  • Cota máxima 2.207 m
  • Cota mínima 1.637 m.
  • Comarca Alto Gállego
  • Categorías Senderismo
  • Duración total 3 horas 30 min
  • Longitud recorrida 8 km (ida y vuelta)

DIFICULTAD DE LA RUTA

A pesar de que la ruta la hacían niños de 6 años, hay que decir que el terreno es bastante irregular. En zonas puntuales se refuerza el camino con siergas ancladas a la pared para evitar caídas.

Subida primera parte de la ruta.

Recomiendo, siempre que se sale a la montaña, hacerlo preparado. Calzado de montaña, por la cantidad de rocas desprendidas que pueden retorcer nuestros tobillos sobretodo, a la vuelta de la ruta, cuando más cansados estamos. Agua no puede faltar, aunque el río nos acompaña en gran parte del recorrido, no siempre es accesible. Y la recompensa de disfrutar de un buen almuerzo al llegar al ibón es casi obligatorio.

CURIOSIDADES

· ¿Sabías que en el ibón de los baños de Panticosa realizan prácticas de buceo? Sí, sus aguas llegan a una profundidad de 14 metros y son idóneas para las prácticas militares de buceo por su temperatura extrema en épocas ivernales.

· Los ibónes de Bachimaña son dos que están prácticamente juntos y dan origen al río Caldares que recorre el valle de Tena hasta su desembocadura en el pantano Bubal. Así que, después de esta ruta, darse un baño en las aguas calmadas del pantano hace que disfrutemos del río de principio a fin.

Cascada sobre el río Caldares

PARKING BAÑOS DE PANTICOSA

Pernoctamos en el parking a lado del refugio Casa de Piedra. Muy amplio y acompañados de muchas camper y ac con un buen rollo típico de este colectivo. No hay servicios de área por lo tanto se recomienda subir cargados de agua, sobre todo por la impresionante ducha que nos damos tras la ruta del ibón.
Me gustaría destacar la limpieza de la zona, ni en el entorno del parking, ni en la ruta del Ibon de los baños de Panticosa, ni en la ruta de los ibones se vislumbraba una pizca del paso del ser humano por el paraíso natural del pirineo aragonés.