Trás su paso…

Tras su paso se desnudaban los árboles, se despojaban de sus viejas hojas, dejaban ver su esqueleto de ramas, húmedo, escamado y comenzaban a vestirse del verde musgo de las altas montañas. Se abría el cielo para que calentara el sol su aliento fresco de la mañana, los ríos se alimentaban de sus primeras lágrimas ensanchando sus caudales…

Leer Más